Con el aumento de la práctica deportiva por parte de las mujeres, se ha incrementado la incidencia de las lesiones derivadas de tales actividades. Las mujeres atletas tienen de 2 a 8 veces más probabilidad de presentar lesiones del ligamento cruzado anterior que los hombres. Un metanálisis realizado por Prodromos CC en 2007 arrojó que las lesiones del LCA son 3 veces más altas en mujeres que en hombres en fútbol y baloncesto con una tasa mujer a hombre de 2,67 en fútbol y 3,5 en baloncesto. La mayoría de las lesiones ocurren en adolescentes, sin embargo, la desproporción entre mujeres y hombres ocurre después de comenzar la pubertad. El riesgo de ruptura del LCA en los años de colegio en mujeres es de 4,4% en fútbol y 5% en baloncesto, por año, en comparación con 1.7% en hombres. La incidencia anual de la ruptura del LCA es estimada entre 100000 y 250000 dólares con un costo para el sistema de salud entre 1 y 2 billones de dólares. A parte del costo económico de las lesiones del LCA, hay un costo personal que implica reducción de la productividad y la competitividad, deportivamente hablando, que lleva a la pérdida de becas para los deportistas. Adicionalmente se pueden presentar otras lesiones asociadas y en el futuro está la probabilidad de desarrollar cambios artrósicos articulares que incrementan los costos económicos y el deterioro de la calidad de vida.


 

 

Por | 2017-10-17T12:04:08+00:00 enero 18th, 2016|Artículos|